Constituída la Nueva Corporación Municipal 2015-2019

INTERVENCIÓN DE MARÍA JOSÉ MARTINEZ DE LA FUENTE EN EL PLENO CONSTITUTIVO DE LA NUEVA CORPORACIÓN MUNICIPAL
(Aranjuez, 13 de Junio de 2015)

Señora Alcaldesa, compañeras y compañeros de Corporación, ribereñas y ribereños:

Debo iniciar mis palabras manifestando mi satisfacción, como representante del Partido Popular y en nombre de las Concejalas y los Concejales del Grupo, porque este acto constitutivo de la nueva Corporación Municipal supone, ante todo, un reflejo del Estado Democrático de Derecho que nos dimos los españoles desde el consenso que supuso la Constitución de 1978. Interpretar, manipular o torcer la democracia no es cuestión de las instituciones sino de los políticos que deben servirlas.

Igualmente debo mostrar públicamente mi satisfacción, como Grupo político, por el deber cumplido. Durante la legislatura que acaba de concluir hemos trabajado al servicio de los ribereños impulsando un proyecto políticamente moderado, centrado en sus planteamientos, riguroso, honesto, y dirigido a todos y a cada uno de los vecinos, sin mentiras ni disfraces, comprometido con los ciudadanos, con la solución de sus problemas, que ha garantizado la prestación de los servicios públicos, una realidad presente mejor y ha asentado sólidas bases de un futuro prometedor para esta ciudad.

En estos últimos cuatro últimos años hemos dejado de ser el municipio que tenía los impuestos comparativamente más altos de la Comunidad de Madrid para pasar a ser una de las ciudades de la Región con menor presión fiscal; hemos reducido la deuda; hemos cambiado mentira por verdad, despilfarro por austeridad e improvisación por rigor; hemos puesto fin al nepotismo; hemos hecho más con menos desde un plan férreo de austeridad; hemos favorecido el crecimiento empresarial y la creación de empleo; hemos generado suelo industrial; hemos apostado por el desarrollo de las potencialidades singulares de la ciudad: la Cultura, el Turismo, el Deporte, el Comercio y nuestra condición como Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad; hemos servido la defensa de los valores democráticos y hemos apostado por la transparencia.

Y no menos hemos promovido la colaboración público-privada para generar actividad económica y para atender a los más desfavorecidos; hemos iniciado un nuevo proyecto universitario, con un mayor alcance; hemos dotado de los mismos servicios a todos los Barrios de la ciudad; hemos prestado una singular atención de ayuda a los vecinos que peor lo están pasando; hemos trabajado con lealtad institucional y en acción coordinada con el Gobierno de la Comunidad de Madrid y el Gobierno de la Nación, y de esta lealtad institucional se han beneficiado los ribereños gracias a la colaboración de las tres Administraciones.

Desde la misma responsabilidad hemos apostado por la atención y relación directa con los ribereños, de modo que los despachos del Ayuntamiento han dejado de ser un lugar cerrado a cal y canto, bajo la firme convicción de que es de vital importancia el contacto directo con la calle, con los vecinos, y es necesario para una Administración bien gestionada contar con la información puntual que llega de los ciudadanos, que son los que realmente nos transmiten el pulso de la ciudad. En esa línea estoy muy satisfecha del programa “Cuéntaselo a la Alcaldesa” que me ha permitido escuchar directamente en mi despacho los problemas de más de un millar de vecinos y en no pocos casos resolverlos. Y los pongo a ellos por testigos.

En definitiva, los ribereños nos honraron confiándonos en 2011 el Gobierno Municipal y hoy cerramos ese ciclo con la convicción de que hemos cumplido. Nos vamos del Gobierno con los deberes hechos. Deseo, por el bien de todos, que el camino se tuerza lo menos posible, aunque no soy demasiado optimista.

No voy a ocultar algunas sombras producidas tras las elecciones. Me ha sido imposible hacer el traspaso de poderes como hubiese sido mi deseo y era mi firme voluntad, para que nadie tuviese que pasar por el trance que yo pasé en 2011 al no facilitar los perdedores de aquellas elecciones una transición normal. Pero no he podido ni siquiera hablar con la que era candidata socialista y hoy es Alcaldesa, que me informó que no tenía nada que hablar conmigo porque los socialistas no hablaban con el PP, evidenciando con esta sorprendente declaración no sólo sectarismo y déficit democrático sino también falta de consideración hacia los ribereños, ya que, como le expliqué, el propósito de la reunión que le proponía era tratar de dilucidar a quién o a quiénes habría de dirigirme para cumplir, si se daba el caso, con mis obligaciones de Alcaldesa en funciones a fin de preservar los intereses generales.

Sin embargo, la entonces candidata socialista no dijo la verdad ya que en una última Nota Informativa del PSOE local aseguraba que había mantenido conversaciones (cito textualmente) “con el resto de los Grupos políticos”, a no ser que no considere existente al Grupo político que ha ganado las elecciones. Este inicio de sus responsabilidades no es bueno ni garantiza un mínimo de rigor y puede anunciar las facilidades que el nuevo Gobierno Municipal dará a la oposición para cumplir su labor. Cuando un Grupo político no existe se le excluye de todo, lo mismo que Zapatero, entonces Presidente del Gobierno de la Nación, no tomó medidas contra la crisis económica en 2007 porque según él la crisis no existía.

Con honestidad tengo que confesar que esta actitud no me sorprendió, y lo digo con respeto, en quien fue la Concejala de Hacienda más despilfarradora de la historia de la democracia ribereña. No puedo estar de acuerdo, además, con su interesada y torcida lectura de los resultados electorales del pasado 24 de mayo, que expuso desde la misma noche de aquella jornada. .

Discrepo de ella, y de quienes como ella extraen de los resultados electorales (8 concejales del PP, 7 del PSOE, 4 de Aranjuez Ahora, 2 de Acipa, 2 de C´s y 2 de Inpar) la interesada conclusión de que los ciudadanos han votado y reclaman un gobierno tripartito de izquierdas formado por los perdedores, o sea: PSOE, Aranjuez Ahora e Inpar. Esa lectura es tan equivocada y aviesa como la que pretendiera hacerse en cualquier otro sentido utilizando como criterio la aritmética hasta llegar al menos hasta 13 concejales.

Por ejemplo, según ese criterio también podría interpretarse que los ciudadanos lo que reclaman es un gobierno PP / PSOE pues han primado a los dos grandes partidos para que se entiendan y gobiernen juntos. Con este mismo criterio aritmético también se podría aducir que lo que exigen los vecinos es un gobierno PP / Acipa / C´s / Inpar, o incluso que lo que se deduce de las urnas es un gobierno de coalición de todos los partidos. Y así, en esta línea, podríamos seguir planteando suposiciones sucesivas hasta agotar las diferentes variaciones y combinaciones matemáticas posibles. Interpretar que lo que votaban los vecinos era un Gobierno de izquierdas es sencillamente un brindis al sol. Lo mismo que decir que se buscaba un cambio. El cambio hacia mejor se produjo en 2011. Lo que me temo vaya a producirse ahora es un cambio hacia peor, un retroceso, una política mirando por el retrovisor y no mirando hacia adelante.

Lejos de esas suposiciones aritméticas interesadas tengo la firme convicción de que la lectura de los resultados electorales más limpia, más honesta, más directa y con más sentido común es la que hacen los propios ciudadanos de forma mayoritaria: Debía gobernar quien había ganado las elecciones y debía hacerlo, añado yo, dado el resultado de falta de mayorías absolutas, centrado en la búsqueda constante de acuerdos y abriendo un diálogo permanente con todas y cada una de las fuerzas políticas que han obtenido representación. Esto es: los ribereños a través de las urnas han manifestado su voluntad de que gobernase el Partido Popular que ha sido la fuerza más votada, y que lo hiciese en minoría, buscando consensos día a día y garantizando así la gobernabilidad de la ciudad y abordando la solución de sus problemas. ¿No es lo que se repetía una y otra vez: que las urnas pedían acuerdos amplios y diálogo? Pues en Aranjuez no ha habido pacto formal y escrito ni entre las fuerzas de la izquierda. Lo que se ha producido en el Pleno de esta mañana es un voto que sólo abre incertidumbres y un equilibrio bastante inestable.

Se nos ha dicho que “la política ha cambiado” y a continuación se practica la exclusión y el sectarismo como punto de partida frente al necesario diálogo entre todas las fuerzas con representación en el Ayuntamiento. ¿Ese es el cambio? Se trata de una muestra de cinismo político. Igual que cuando se promete regeneración y se sigue ofreciendo lo mismo que ya conocimos y padecimos en legislaturas anteriores.

La lectura torcida e interesada de los resultados electorales busca sólo dar cobertura imposible a una realidad insólita en nuestra ciudad. La situación a la que conducen a Aranjuez y a los ribereños la voracidad de poder y el presunto deseo revanchista del PSOE local no tiene precedentes. Desde las primeras elecciones municipales democráticas de 1979 nuestra ciudad ha sido gobernada SIEMPRE por un Alcalde que había sido, sin excepción, el cabeza de lista que contaba con más concejales, uniendo según los casos el apoyo de otras fuerzas políticas. Es la primera vez en la historia democrática de Aranjuez que se hace con la Alcaldía y con el Gobierno Municipal un partido que no ha obtenido en las urnas el mayor número de concejales y el mayor número de votos. Ahora, por primera vez, una endeble unión de perdedores apoya un Gobierno que los ciudadanos no han apoyado en las urnas.

El nuevo Gobierno de Aranjuez nace huérfano de la legitimidad que otorgan directamente los votos de los vecinos. Quien hoy ha recibido el bastón representativo de su condición de Alcaldesa lo hace sin el respaldo de la mayoría de los ribereños y torciendo su voluntad, con la complicidad dolosa de la extrema izquierda y de un partido surgido del propio PSOE que con esta decisión sella el final de su aventura independiente. Sin embargo, debo proclamar mi respeto por los Grupos políticos que no se han negado a ejercer el riguroso talante democrático del diálogo, al tiempo que manifiesto mi desprecio político por el único Grupo que se ha negado incluso a hablar con quienes han recibido el mayor apoyo de los ciudadanos.

Debo manifestar que tengo la convicción de que hoy quienes han protagonizado esta componenda, sin acuerdos públicos y concretos, lo han hecho votando no a favor de la candidata del PSOE sino votando en contra del Partido Popular. Se trataba de expulsar del Gobierno Municipal a quien ha ganado las elecciones sin que sepamos qué se proponen en beneficio de los ribereños. Lo que les ha unido no es el interés de los vecinos sino consolidar un frente contra el Partido Popular. ¿Y éstos son los que pretendían darnos lecciones sobre regeneración democrática? Nada bueno puede esperarse de un tripartito de perdedores cuyo único nexo de afinidad es su disposición a escenificar un nuevo pacto del Tinell, un “cordón sanitario”, una estrategia a corto plazo para excluir al Partido Popular. El Gobierno así constituido no sólo no garantiza la mínima estabilidad y continuidad sino, muy al contrario, abre la puerta a una inestabilidad débil que afectará muy negativamente a los intereses generales de esta ciudad y de quienes en ella habitamos. Una inestabilidad a la que auguro poco futuro.

Desde la oposición, donde nos han situado no los vecinos, ni un acuerdo público y transparente, sino una componenda sin programa común de un tripartito de izquierdas, cumpliremos con nuestro deber. Pero no debemos silenciar que lo que necesita el futuro de Aranjuez es estabilidad y coherencia. Esa estabilidad y esa coherencia a la que se refirió el pasado jueves el expresidente del Gobierno Felipe González, socialista, cuando denunció (cito textualmente) “los pactos para ocupar las instituciones con la mirada puesta sólo en el poder”, como el que se visualiza esta mañana en nuestra ciudad, que ni siquiera es un pacto formal.

Desde la oposición el Partido Popular trabajará sin descanso para vigilar cada paso del nuevo Gobierno Municipal cuya gestión en forma y fondo ya es sobradamente conocida por su irresponsabilidad, por sus usos despilfarradores del dinero de los ribereños y por su desprecio a la ley. Los ribereños van a tener ocasión de comprobar, por desgracia, la realidad que anuncio, que supondrá el regreso a las viejas prácticas de gestión que ya conocimos y padecimos y que convirtieron a nuestra ciudad en el municipio más endeudado por habitante de la Comunidad de Madrid. La defensa de los intereses generales de los ribereños seguirá siendo nuestra seña de identidad como oposición leal a los vecinos y comprometida con nuestros principios.

Siempre he creído y creo que los votantes nunca se equivocan pero, con la misma convicción, pienso que un sector de votantes pueden entender emocional y visceralmente ciertos modos de castigar políticas que, en tiempos de crisis, resulten dolorosas aunque sean necesarias. Es un modo de mostrar discrepancias de carácter nacional en los ámbitos locales y autonómicos. Singularmente me refiero a los índices de abstención en las recientes elecciones en nuestra ciudad que alcanzaron la segunda mayor cifra del histórico en unos comicios municipales. El tiempo, a no tardar, mostrará si quedarse en casa y no votar es una buena opción; porque el castigo acaba afectando tanto al partido concreto que lo sufre como al conjunto de quienes han de ser destinatarios de la gestión del partido que obtenga, de una manera u otra, la responsabilidad de gobernar.

En este momento especialmente delicado, asumiendo mi responsabilidad, declaro con la solemnidad que corresponde a la ocasión, que me mantendré en la oposición en las condiciones que sean, soportaré el cerco que se me haga, tanto a mí como al Partido Popular que me honro en presidir, y anuncio que se equivocan quienes puedan creer que, con unas artimañas u otras, todas sectarias y nada democráticas, van a conseguir alejarme, y desde luego tampoco alejar al Partido Popular, de lo que consideramos nuestro deber: seguir denunciando lo que consideremos negativo, como ya hicimos desde la oposición en legislaturas trágicas para la realidad municipal, y trabajar por el bienestar de los ribereños. Las circunstancias, varias y no achacables por su generalidad en el conjunto de España a la gestión local, llevan de nuevo al Gobierno municipal al PSOE, pero el Partido Popular cumplirá su compromiso con los ribereños desde su responsabilidad de ser la lista más votada en las recientes elecciones.

Me considero una ribereña más que ama a nuestra ciudad y quiere, al igual que el resto de concejales del Partido Popular y como, sin duda, de una manera u otra debemos desear todos, lo mejor para el futuro de los ribereños. Pero hay antecedentes de gestión letal sobre los que no debemos pasar página ni dejarnos llevar por la amnesia. Queremos una ciudad en la que cada vez el nivel de vida de los vecinos sea más próspero. Por esa realidad trabajamos con ilusión y dedicación desde el Gobierno Municipal y por ella trabajaremos con ilusión y dedicación desde la oposición. Nada ha concluido. Hoy todo nuevamente empieza.

Y no quiero terminar mi intervención en este Pleno sin agradecer con toda emoción y afecto su entrega y buen hacer a todos mis compañeros concejales del Partido Popular que me han acompañado en la legislatura que ha concluido, y a quienes inician hoy junto a mí una nueva andadura. Ha sido y es un honor y un lujo trabajar con ellos.

Muchas gracias a todos.

Sus datos quedarán incluidos en un fichero responsabilidad del Partido Popular de Madrid, de acuerdo a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). El Partido Popular de Aranjuez se reserva el derecho a limitar, total o parcialmente, el acceso de los visitantes a determinados servicios de esta web como es el de generar contenidos propios en el apartado de comentarios. El Partido Popular de Aranjuez, por ello, no tiene la obligación de controlar el uso que se hace de dicho servicio, además de que tampoco existe la obligación de verificar que los datos que se han usado para dejar los comentarios sean verídicos. El Partido Popular de Aranjuez no se hace responsable de la opinión de los usuarios que depositen en los comentarios, por muy distinta que pudiera ser con respecto a la de la organización. Los comentarios que no mantengan un mínimo de concordancia con la temática de la noticia o apartado publicado, pueden ser eliminados. Así mismo, no se admiten comentarios que generen suplantaciones de identidad, daños a terceros, perjuicios, publicidad, spam, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, ataques hacia otros usuarios de la web o contenidos con el único objetivo de desprestigiar, a través de insultos o difamaciones a cualquier participante en los comentarios en la web del Partido Popular de Aranjuez.